Hontoria de Valdearados

Usted está aquí

Historia

Historia

El nombre de Hontoria es una adaptaci√≥n de las palabras latinas FONS y AUREA (Fuente de Oro), un elogio merecido a la fuente generosa, cuyos rumores alegran el caser√≠o. El apellido, VALDEARADOS (Valle de los Arados), tambi√©n latino, se hizo pronto necesario por la frecuencia con la que durante la Reconquista y posterior Repoblaci√≥n se usaba tan hermoso nombre. El amplio espacio de tierras existente entre los r√≠os Arlanza y Duero fue recuperado por Castilla a partir del a√Īo 912, cuando los tres Condes de Castilla: Gonzalo de Burgos , Tello de Cerezo y Nu√Īo de Castrojeriz , culminaron con √©xito la marcha militar por ellos organizada, que coloc√≥ los extremos defensivos contra los √°rabes invasores en Osma, San Esteban de Gormaz, Roa y Haza.

A continuaci√≥n, gentes venidas del amplio espacio del norte peninsular, desde Galicia a Francia, y de la Castilla m√°s vieja, vinieron a ocupar este gran espacio vac√≠o y abandonado durante doscientos a√Īos. Se organiza el Alfoz de Clunia y se fundan la mayor√≠a de los pueblos hoy existentes y otros muchos que han desaparecido. As√≠, peque√Īos grupos de familias que se organizaron en peque√Īos concejos, ocuparon tierras y se erigieron, como hombres libres, en propietarios de su aldea y en administradores democr√°ticos de la misma.

El siglo X fue de continuo sobresalto con nombres de tan amargo recuerdo como los de Abderram√°n III o de Almanzor , cuyas campa√Īas en este sector del Duero fueron aterradoras. Pero los hijos y nietos de los que aqu√≠ se instalaron supieron resistir y a principios del siglo XI, la frontera b√©lica estaba ya al otro lado del sistema orogr√°fico central, en la cuenca del Tajo. Curiosamente, donde leemos el nombre de Hontoria por vez primera es en el monasterio de San Juan de la Pe√Īa, situado en el Alto Arag√≥n, en pergamino fechado en 7 de Julio de 1029.

Pero, ¬Ņc√≥mo es posible esta primera menci√≥n en un lugar tan alejado de la vida ribere√Īa, fuera del √°mbito castellano? La historia lo explica con sencillez: en 1029, gobernaba Castilla como Conde consorte, Don Sancho III , rey de Navarra, casado con Do√Īa Mayor , propietaria de Castilla.

Don Sancho gobern√≥ en casi toda la Espa√Īa cristiana, mezclando los intereses de toda ella. La nobleza Navarra y de los condados m√°s al Este, como Arag√≥n, Sobrarbe y Ribagorza trat√≥, negoci√≥ y convivi√≥ con la castellano-leonesa como lo que en realidad era, un mismo pueblo. Por eso, un notable navarro pudo dictar en San Juan de la Pe√Īa un documento de donaci√≥n de bienes situados en la Castilla del Alto Duero. El documento es claro:  en el alfoz de Clunia, en la orilla del r√≠o de los Arauzos, entrego la villa de Fuentedorada (Hontoria). En el Libro de las Behetr√≠as de Castilla podemos leer la ficha de nuestra villa, que ten√≠a el derecho de la Benefactor√≠a, es decir, ten√≠a el derecho de elegir entre los m√°s cualificados se√Īores del reino a una especie de protector que defendiera el vecindario a cambio de alguna prestaci√≥n o contribuci√≥n material. Un dato curioso es que, de la misma forma que era elegido, pod√≠a ser destituido, incluso el mismo d√≠a, si las cosas no empezaban bien. En Hontoria cumpl√≠an este papel 3 diviseros y uno de ellos, en este caso D. Ramiro Fl√≥rez , era el Benefactor.

Los vecinos del Concejo disfrutaban de una buena posici√≥n ante la Hacienda del Rey y s√≥lo pagaban la martiniega, as√≠ llamada por abonarse en el d√≠a de San Mart√≠n (11 de Noviembre). Los tributos de fonsadera, yantares, servicios y monedas no se pagaban en Hontoria de Valdearados y D. Ramiro Fl√≥rez recib√≠a asimismo el llamado impuesto de infurci√≥n (impuesto de solares) que ten√≠a su escalilla: el vecino que dispon√≠a de un par de bueyes pagada 3 maraved√≠es; el que s√≥lo ten√≠a un buey pagaba 15 dineros (un maraved√≠ y medio) y el que carec√≠a de animales s√≥lo pagaba 1 maraved√≠. Los otros dos diviseros cobraban al a√Īo 6 maraved√≠es. A trav√©s de un documento sellado el 1 de Enero de 1944, por el que La√≠n Gonz√°lez dona sus bienes, ubicados una parte en Hontoria de Valdearados , a los monasterios de Arlanza y Vallegimeno, volvemos a escuchar el nombre de la villa. Cuatro a√Īos despu√©s, el 1 de Julio de 1048, el rey Fernando I aneja a Arlanza el monasterio de Santa Mar√≠a de Retortillo y sus dependencias, entre las cuales cita el monasterio de San Isidoro de Hontoria. No cabe duda que es un documento interesante y revelador, que nos indica la existencia de un monasterio dedicado a San Isidoro de Sevilla, Doctor de la Iglesia, el  escritor m√°s admirado, m√°s le√≠do y m√°s plagiado, gran defensor del catolicismo frente al arrianismo. Curioso y satisfactorio ser√≠a para Hontoria de Valdearados y su comarca, el poder averiguar la influencia que ejercieron sus monjes en las mentes y corazones de sus antepasados, en aquellos siglos medievales de lucha permanente contra los invasores de la Espa√Īa visigoda. Con fecha 10 de Mayo de 1062, otro documento nos dice que Mar√≠a Fortuniz da a Arlanza su haber y derechos se√Īoriales en varios pueblos, comprendidos entre el r√≠o Arlanz√≥n y el Duero, y entre ellos nombra a Hontoria.

Al finalizar el siglo XI, en 1091, otro documento nos manifiesta ya la prosperidad y progreso a que hab√≠a llegado la villa de Hontoria , con sus palacios que son cedidos al monasterio de Arlanza por Mar√≠a Pel√°ez , con el fin de recibir sepultura all√≠. Al Este de Hontoria , en los lejanos tiempos de la Reconquista naci√≥ otro doblamiento, quiz√° otros dos, llamados Quintanilla y Recuerda o Ricuerda. De la existencia de esta segunda, no tenemos m√°s argumento que la menci√≥n geogr√°fica, pero de Quintanilla s√≠. √Čsta aparece en el mencionado Libro de las Behetr√≠as y de ella se nos dice escuetamente: Este lugar es del Abad de Santa Mar√≠a de la Vid y nadie habita all√≠, salvo dos hombres que son yugueros del dicho Abad. En efecto, Quintanilla cay√≥ en el dominio de la gran abad√≠a premostrense de la Vid y estos monjes blancos la administraron hasta la exclaustraci√≥n del 1835. Tras la desamortizaci√≥n de Mendiz√°bal, este coto, formado por los despoblados de Quintanilla La Yerma, Puente Camino, Santa Olalla y Recuerda, se vendi√≥ y su nuevo due√Īo construy√≥, a partir de 1871, el nuevo poblado que se conoce como Quintanilla de Ricuerda.

Al constituirse el poblado, la √ļnica iglesia de la que dispon√≠an en su contorno era la ermita de Quintanilla, a la cual se acogieron, llam√°ndola por su propio nombre: Santa Mar√≠a de Quintanilla. Este coto depend√≠a de la jurisdicci√≥n eclesi√°stica de Arauzo de Torre y civil de la villa de Hontoria de Valdearados , tal y como consta en el libro de difuntos de Arauzo de Torre, en cuyo cementerio se enterraban a los vecinos de Quintanilla de Ricuerda. La ermita de Quintanilla comenz√≥ su declive en el a√Īo 1871. Ya no dispon√≠a de los diezmos, sus tierras hab√≠an sido subastadas y al no disponer de econom√≠a, su ruina era evidente, lo que oblig√≥ a trasladar todos los bienes de su interior. Pero la ermita nunca qued√≥ abandonada, sino que continu√≥ siendo patrimonio de los vecinos de Arauzo de Torre, que se encargaron de su conservaci√≥n desde tiempo inmemorial hasta que se traslad√≥ la imagen de la Virgen de Quintanilla, a finales del siglo XIX, a la iglesia de San Pedro, en Arauzo de Torre, donde se conserva. Muchas han sido las veces que hemos o√≠do decir a nuestros mayores que, en una ocasi√≥n, los vecinos del coto fueron a sacar piedra de la ermita para hacer un cortijo y salieron llamas, motivo por el cual nadie se atreve a excavar desde entonces. S√≥lo queda en sus ruinas el sepulcro de un caballero en su √°bside y una piedra con el anagrama de la cruz de la orden de Santiago cubierta de tierra. En la actualidad, la iglesia del coto ha quedado convertida en ermita de Cristo Rey, cuya imagen preside el altar mayor en estilo sencillo. Se encuentra en la nave de la izquierda la Virgen del Carmen y en la de la derecha, San Jos√© y el Ni√Īo. El altar est√° adornado por las im√°genes de San Roque, la Virgen Mar√≠a y San Ant√≥n.

En una peana aparece la imagen de San Isidro Labrador y dos crucifijos de extraordinario m√©rito, uno de ellos con los pies juntos descansando sobre una planta y otro con los pies cruzados. En su sacrist√≠a existe un cuadro de consagraci√≥n a la Divina Pastora y otra trata de un Diploma de Celadora del Sagrado Coraz√≥n de Jes√ļs. La pila bautismal, que se encontraba abandonada junto a las ruinas de lo que hoy queda de la ermita, fue restaurada por D. Luis Sanz , uno de los propietarios del coto, y hoy se encuentra instalada en la ermita de Cristo Rey, en el coto de Hontoria de Valdearados . Hasta el a√Īo 1896, la ermita fue propiedad de la jurisdicci√≥n eclesi√°stica y espiritual de la parroquia de Arauzo de Torre, pero se estableci√≥ que en adelante pasase a la jurisdicci√≥n de Hontoria , atendiendo fundamentalmente a la mayor facilidad de los servicios espirituales por raz√≥n de las distancias. En la Edad Moderna, en los censos del siglo XVI, Hontoria de Valdearados aparece como Villa por s√≠  exenta de jurisdicciones se√Īoriales. Pero, en el siglo XVIII encontramos a Hontoria inmersa en el se√Īor√≠o de los Condes de Miranda y Duques de Pe√Īaranda, la poderos√≠sima familia que hizo de Pe√Īaranda la capital de sus estados. Del siglo XVIII tenemos un conocimiento profundo, debido al famoso catastro, ordenado por el Marqu√©s de la Ensenada y realizado en Hontoria en 1752 y en el que se detalla perfectamente todo lo relativo y perteneciente al municipio en aquel momento.

Desgraciadamente, a principios del siglo XIX vinieron Napole√≥n y sus franceses que tan triste huella dejaron. Pero es interesante recordar que dentro de la jurisdicci√≥n de Hontoria , se desarrollaron importantes combates y escaramuzas en los a√Īos de la Invasi√≥n Francesa, culminados con √©xito por el c√©lebre guerrillero. El Cura Merino  La Virgen de la Serna hizo un milagro, que mat√≥ a los franceses en Valdecuadro. La Virgen de la Serna es milagrosa, que mat√≥ a los franceses en la Pinosa. As√≠ cantan los hontorianos, todav√≠a hoy, en recuerdo de un hecho b√©lico que los historiadores recogen al hablar del Cura Merino y sus refriegas contra las tropas de Napole√≥n . El suceso ocurri√≥ el 16 de Abril de 1812 y, por aquello de la divergencia de criterios, el Cura Merino atribuy√≥ la victoria a una intervenci√≥n del alma triunfante de los miembros de la Junta Nacional de Defensa, que hab√≠an sido ajusticiados anteriormente por los franceses. El t√©rmino donde ocurri√≥ el enfrentamiento entre las tropas francesas y las del Cura Merino se llama Valdecuadro y la Pinosa, porque es una pinada de la que sobresale un pe√Īo, que llaman el pe√Īuco, y que resulta un buen observatorio para ver qui√©n se acerca al pueblo mientras que las tropas quedaban resguardadas por la pinada. Por este motivo, se llama la emboscada del Valdecuadro, en la que el Cura Merino derrot√≥ totalmente a las tropas de Napole√≥n , que ven√≠an de la parte de Aranda. El resultado fueron 63 muertos, 97 heridos y m√°s de 500 prisioneros franceses. Adem√°s, el Cura Merino , en represalia por el ajusticiamiento en Soria de los miembros de la Junta Nacional, orden√≥ pasar por las armas veinte soldados franceses por cada vocal de la Junta ajusticiado y diez por cada soldado guerrillero, que poco antes hab√≠an ejecutado en Aranda y otro n√ļmero igual para vengar la muerte del cura de Hontoria , que tambi√©n pereci√≥ en la refriega.

Este ser√≠a un retrato apresurado de la historia de Hontoria de Valdearados , la milenaria. Sin embargo, para captar algo de esa p√°gina que el tiempo deja en los pueblos, alg√ļn destello de su antiguo esplendor o una peque√Īa muestra de su antigua grandeza, es preciso caminar sosegadamente por sus calles y perderse sin miedo en ellas.

Scroll top